Festival Bolivia Danza abre espacios de perfeccionamiento

Fecha:27/04/2010

Por: Omar Tapia

baileSeminarios de danza y talleres sobre nuevas técnicas vienen aparejados con la realización de la décima versión del Festival Boliviano de la Danza, un evento anual que organiza la Federación Boliviana de Profesionales de la Danza, con el apoyo institucional de la Confederación Internacional de la Danza, con sede en Buenos Aires.

El festival está abierto para cualquier género de la danza, sea clásica, folklórica, árabe, tango, peruana u otras, para todas las edades y también para grupos, institutos, cuerpos de baile, ballets o bailarines independientes.

Se desarrolla en un circuito de certámenes que abarca ocho ciudades del país, Santa Cruz, Tarija, Camiriri, Sucre, Cochabamba, Oruro, Potosí y La Paz, una por mes.

Para abril, el turno fue de Santa Cruz, donde el festival se presentó el pasado fin de semana; en mayo la cita será en Tarija y en agosto le toca el turno a Cochabamba.

Este año, los homenajeados son Santa Cruz y Cochabamba, dos departamentos que cumplen su bicentenario.

La particularidad de este festival, resalta la maestra de danza y jurado del evento, Amanda Zelaya, es que cada uno de los miembros del jurado (procedentes de otros países) tiene especialidades diversas y deben replicar sus conocimientos tanto con los participantes en el festival, como con el público interesado.

Martha Mollinedo y Fernando Segovia, maestros argentinos de danza y jurados, coincidieron en señalar que el festival es una inmejorable oportunidad para el aprendizaje porque los jurados no sólo califican el desempeño de los participantes, sino los orientan para perfeccionar su técnica.

“Además este no es un evento restrictivo porque la gente que participó en una ciudad puede, y debe, presentarse en otras sedes porque así sigue aprendiendo y acumulando puntos para la gran final”, dijo Mollinedo.

Cada participante debe haber intervenido al menos en tres certámenes para estar en la final, que este año será en Oruro, y puede presentar la misma coreografía porque el jurado califica cómo se fue puliendo el trabajo en cada presentación, explicó Zelaya.

Los ganadores, en 2009, fueron los integrantes del grupo Sangre Nueva del Perú, integrado por peruanos y cruceños, quienes presentaron bailes folklóricos y ganaron becas a talleres de danza en Ecuador.